Cuestionario

Las consecuencias a la salud dependen del tipo de bebida alcohólica que se consuma

Literatura científica

Volumen especial sobre “Screeening e Intervenciones Breves”

Vol. 28 - No.1 – Una perspectiva general

 

SCREENING PARA PROBLEMAS DE ALCOHOL: ¿QUÉ FACTORES HACEN QUE UNA PRUEBA SEA EFICAZ?

La detección de los problemas asociados al consumo o abuso de alcohol se lleva a cabo en muchos y variados entornos. Las pruebas de detección realizadas adecuadamente sirven para que los médicos pronostiquen mejor las probabilidades de que un paciente padezca o no un trastorno determinado. Los Drs. Scott H. Steward y Gerard J. Connors examinan algunas características clave que ayudan a determinar la eficacia de las herramientas de evaluación, tales como pruebas de sensibilidad, especificidad y valores predictivos positivo y negativo. Los autores también plantean la forma en que pueden tomarse en cuenta otros datos disponibles a los médicos para determinar el riesgo que corre un paciente con problemas de alcohol. Por último, los autores insisten en que en el momento de elegir una herramienta de detección, los proveedores de los servicios de salud deben asegurarse de que ésta es realmente apropiada para la población específica a ser evaluada y para el padecimiento (s) de interés (por ejemplo, abuso de alcohol, alcoholismo, o ambos).

Ver artículo completo (en inglés)

 

SCREENING EN LOS SERVICIOS DE SALUD EN GENERAL

Screening— es un servicio de prevención que se ofrece en los centros de atención general y permite a los médicos intervenir oportunamente durante la enfermedad o prevenirla antes de que se desarrolle. Un pilar fundamental de la atención primaria, la práctica del screening se basa firmemente en los adelantos logrados en salud pública durante las décadas de 1930 y 1940, según la Dra. Marcia Russell. Durante las siguientes décadas, sencillas exploraciones médicas para la detección de enfermedades como la fenilcetonuria probaron su eficacia en la prevención de enfermedades, incrementando con ello la demanda de pruebas de detección y otro tipo de servicios preventivos. La necesidad de mayores servicios de prevención planteó un problema a los médicos, que a menudo desconocían cuáles eran los servicios más eficaces. Con objeto de poder ofrecer una recomendación específica a los médicos sobre los servicios que debían ofrecer, se creó la Fuerza de Servicios Preventivos de Estados Unidos. La Dra. Russell utiliza el ejemplo de la hepatitis crónica C para ilustrar los criterios utilizados por la Fuerza de Servicios Preventivos de Estados Unidos en el desarrollo y evaluación de los servicios de detección y prevención relacionados con problemas de alcohol.

Ver artículo completo (en inglés)

 

BIOMARCADORES PARA EL CONSUMO Y ABUSO DEL ALCOHOL – UN RESUMEN

Los médicos dedicados al tratamiento de problemas por abuso de alcohol y alcoholismo están constantemente en búsqueda de nuevas herramientas para la evaluación y monitoreo del consumo de alcohol de sus pacientes. Los médicos cuentan con varias mediciones bioquímicas para la evaluación objetiva del consumo de alcohol actual o previo de los pacientes. Ninguno de los biomarcadores actuales, sin embargo—incluyendo la medición de varias enzimas hepáticas y el volumen de sangre—-son idóneos. Los médicos deben poder obtener información objetiva y cuantitativa sobre el consumo de alcohol actual o histórico de una persona. La información genética, incluyendo el riesgo de un paciente de convertirse en un individuo que depende del alcohol, también es importante. En este artículo, la Dra. Karen Peterson analiza los biomarcadores estándar y varios marcadores más experimentales que resultan prometedores para medir el consumo grave de alcohol y el índice de recaídas. Estos prometedores marcadores incluyen subproductos de alcohol como el acetaldehído, etil glucurónido (ETG), y ésteres etílicos del ácido (FAEE), así como medidas de ácido siálico, un carbohidrato que parece sufrir alteraciones en individuos alcohólicos. También se han identificado algunos adelantos en la búsqueda de marcadores que prevén la predisposición genética al alcoholismo, tales como las diferencias genéticas en varios neurotransmisores, como la beta-endorfina y el ácido gamma-aminobutírico (GABA).

Ver artículo completo (en inglés)

 

BIOMARCADORES DE CONSUMO DE ALCOHOL EN EL EMBARAZO

Un porcentaje significativo de mujeres reportó haber consumido alcohol durante el embarazo, y el consumo de riesgo durante el embarazo puede dar como resultado una amplia gama de defectos de nacimiento que pueden evitarse, como el síndrome de alcoholismo fetal y los trastornos del espectro alcohólico fetal. Se estima que un 1% de todos los nacidos vivos muestran algún daño prenatal relacionado con el alcohol. En la actualidad no existe ninguna prueba de laboratorio que pueda identificar y cuantificar el consumo de alcohol prenatal que ocurre durante un período prolongado Los médicos generalmente obtienen información de las propias madres sobre su consumo de alcohol durante el embarazo, pero estas medidas podrían no ser precisas. Muchas mujeres embarazadas se muestran renuentes a revelar que beben o que han estado bebiendo alcohol durante el embarazo, o su percepción sobre la cantidad y frecuencia puede ser poco fiable. El desarrollo de biomarcadores eficaces para el consumo de alcohol prenatal podría proporcionar los medios para identificar los embarazos de riesgo e intervenir, con el propósito de reducir daños al feto por consumo de alcohol. Las Drs. Cynthia F. Bearer, Joan M. Stoler, Janine D. Cook, junto con la Dra. Siri J. Carpenter, analizaron el estudio de estos prometedores biomarcadores para el consumo de alcohol prenatal. Ellas describen una serie de biomarcadores potencialmente útiles, que incluyen baterías de marcadores de sangre que miden los cambios bioquímicos asociados con el consumo de alcohol, ésteres etílicos de ácidos grasos (FAEEs), y técnicas proteómicas para medir los efectos del consumo de alcohol.

Ver artículo completo (en inglés)

 

INTERVENCIONES BREVES PARA LOS PROBLEMAS. FACTORES QUE FACILITAN SU IMPLEMENTACIÓN

Las intervenciones breves hacen hincapié en el consumo moderado de alcohol y la eliminación del consumo desenfrenado de licor en lugar de aconsejar la abstención. Los Drs. Anne Moyer y John W. Finney revisan los resultados de las intervenciones breves para mostrar la forma en que estos enfoques pueden tener éxito en una diversa variedad de audiencias y escenarios. Varios estudios han sostenido la eficacia general de las intervenciones breves, en especial en la atención primaria, aunque su eficacia a largo plazo puede ser limitada. La investigación evidencia que estas intervenciones son útiles. La investigación también puso de manifiesto que los problemas asociados con el consumo de alcohol comienzan con niveles de consumo muy inferiores a los que se pensaba para ser considerados en el tratamiento, por lo que las intervenciones breves son un tratamiento potencialmente útil para individuos que enfrentan una variedad de comportamientos con la bebida. Los autores describen la forma en la que la tecnología, como los programas informáticos e Internet, puede usarse para poner en práctica las intervenciones breves en los servicios de urgencia con mucha carga de trabajo y en centros de atención básica con demasiadas citas programadas. La tecnología también ofrece un medio para la formación de personal de los servicios de salud con objeto de poder brindar los servicios de intervención a los pacientes y reducir el costo de la prestación de este servicio.

Ver artículo completo (en inglés)

 

Vol. 28 - No.2 – Un enfoque en entornos específicos

SCREENING E INTERVENCIONES BREVES EN EL ÁMBITO DE LA ATENCIÓN PRIMARIA

Al someter a los pacientes a pruebas de detección de posibles problemas debido al consumo de alcohol e intervenir, de ser necesario, los profesionales de los servicios primarios de salud desempeñan un importante papel en la disminución de los problemas relacionados al consumo de alcohol de la población en general. Según explica el Dr. Michael F. Fleming, sin embargo, la práctica de screening e intervenciones breves (es decir, sesiones de una sola vez o varias sesiones breves enfocadas a reducir el consumo de alcohol y los problemas relacionados a ello) siguen siendo poco utilizadas en los centros de atención primaria. El Dr. Fleming sugiere que los profesionales de los servicios de atención primaria pongan en práctica diversos niveles de screening e intervenciones breves, dependiendo del paciente y el médico y tomando en cuenta los problemas concomitantes médicos o psiquiátricos, la capacidad e intereses del médico y los tiempos disponibles. Las estrategias que pudieran contribuir a un mayor uso del screening y las intervenciones breves por parte de los médicos incluyen enfoques educativos tales como la simulación basada en competencias, la retroalimentación sobre desempeño, protocolos clínicos, la formación en centros médicos, los incentivos financieros y la formación por expertos de confianza.

Ver artículo completo (en inglés)

 

SCREENING Y LAS INTERVENCIONES BREVES EN LOS SERVICIOS DE URGENCIA

Aproximadamente un tercio de los pacientes que son atendidos en los servicios de emergencia (EDs) y la mitad de los pacientes con traumatismo por lesiones graves, tienen problemas de alcohol, según los Drs. Gail D’Onofrio y Linda C. Degutis. Sin embargo, sólo un pequeño número de pacientes en las salas de emergencia que manifiestan problemas relacionados al alcohol es diagnosticado adecuadamente o recibe el tratamiento necesario. Varios estudios han demostrado que las intervenciones breves administradas en las salas de urgencia o en la unidad de trauma contribuyen a reducir el subsecuente consumo de alcohol, así como a beber y manejar, y otras consecuencias adversas. El reto sigue siendo, sin embargo, cómo integrar las intervenciones breves eficaces al mundo real de los servicios de emergencia, con sus respectivas limitaciones de tiempo y personal. Un enfoque innovador hacia estos problemas, como poner en práctica screening e intervenciones con ayuda de una computadora, podría contribuir a solucionar algunos de ellos.

Ver artículo completo (en inglés)

 

OBSTÁCULOS LEGALES PARA LA DETECCIÓN EN LOS SERVICIOS DE EMERGENCIA Y LOS CENTROS DE TRAUMATISMO

 La investigación pone en evidencia que muchos pacientes que son atendidos en las salas de emergencia (EDs) o en los centros de traumatismo, tienen problemas de alcohol y pueden beneficiarse de un screening o intervención breve. No obstante, son pocos los médicos de las salas de urgencia y centros de traumatismo que acostumbran someter a los pacientes a una prueba de detección de problemas por alcohol. Según la Juez Linda Chezem, una de las razones para no efectuar esta prueba en este entorno podrían ser los obstáculos impuestos por las leyes que regulan los seguros médicos. En la actualidad, las Disposiciones de la Ley de Accidentes y Enfermedades de hace 40 años permite a las compañías de seguros negar los beneficios a un paciente cuyas lesiones o enfermedad se produjeron cuando él o ella estaba bajo los efectos del alcohol. La Juez Chezem examina la historia de las disposiciones de esta Ley y expone sus consecuencias para los pacientes y proveedores de servicios de atención médica, así como los esfuerzos que se están llevando a cabo para invalidar estas disposiciones.

Ver artículo completo (en inglés)

 

SCREENING E INTERVENCIONES BREVES EN LA ATENCIÓN PRENATAL

A pesar de que la investigación ha demostrado que el consumo de alcohol durante el embarazo puede hacerle daño al feto, algunas mujeres embarazadas siguen bebiendo. Todavía no ha sido determinado un nivel seguro de consumo de alcohol prenatal a nivel mundial. Por lo tanto, es importante que los médicos puedan identificar cuáles son las mujeres que consumen alcohol, o que son susceptibles de hacerlo durante el embarazo, para ayudarlas a modificar su insumo. La Dra. Grace Chang ofrece información sobre un instrumento de detección que ha probado su eficacia en la identificación de una variedad de problemas por consumo de alcohol en esta población. El T-ACE, un cuestionario de cuatro puntos basado en la herramienta de evaluación CAGE. Una vez que las mujeres embarazas son advertidas sobre el hecho de que su consumo de alcohol representa un problema potencial, tienden a ser más receptivas y cambian su comportamiento de consumo, convirtiéndose en candidatas ideales para recibir algún tipo de intervención breve. El autor examina los estudios que analizaron la eficacia de las intervenciones breves en mujeres embarazadas en clínicas de cuidado prenatal. En general, estos estudios revelaron que las mujeres embarazadas que recibían intervenciones breves reducían considerablemente su consumo de alcohol.

Ver artículo completo (en inglés)

 

SCREENING E INTERVENCIÓN BREVE EN EL SISTEMA DE JUSTICIA PENAL

Alrededor de 40% de los infractores en libertad condicional, en las cárceles estatales o locales, reportaron haber estado bajo los efectos del alcohol cuando cometieron la falta, y todos los años, cerca de 1.4 millones de norteamericanos son arrestados por conducir bajo los efectos del alcohol (DWI). Por consiguiente, la población que forma parte del sistema de justicia penal se convierte en un objetivo clave para el screening y las intervenciones breves. La Dra. Sandra Lapham reporta, no obstante, que aunque el screening es obligatorio para los infractores que conducen bajo los efectos del alcohol en la mayoría de los estados, no existen normas para la detección de los infractores no reconocidos por esta falta. Adicionalmente, los procedimientos actuales de detección tienen ciertas limitaciones que pueden reducir su efectividad entre las poblaciones del sistema de justicia penal. Los factores que pueden afectar la eficacia del screening y las intervenciones breves en el sistema de justicia penal son aquellos cuya naturaleza es obligatoria, las limitaciones financieras del propio sistema de justicia, y la presencia de la coexistencia de enfermedades mentales de los infractores.

Ver artículo completo (en inglés)

 

LA INTERVENCIÓN BREVE EN UNIVERSIDADES

  Los estudiantes universitarios tienen altos niveles de consumo y abuso de alcohol y padecen las consecuencias negativas de este comportamiento, como enfermedades físicas, problemas académicos y enfrentamientos con otros. Diversos estudios han demostrado que las intervenciones breves con estudiantes universitarios en alto nivel de riesgo logran con éxito reducir los niveles de consumo de alcohol y/o las consecuencias relacionadas a ello, según reportes de la Dra. Mary E. Larimer, Jessica M. Cronce, la Dra. Christine M. Lee, y el Dr. Jason R. Kilmer. Los autores también examinan la eficacia de las herramientas de evaluación, tales como el cuestionario CAGE, la Prueba Michigan de Detección de Alcoholismo, la Prueba para Problemas de Alcohol En Adultos Jóvenes, el Grado de Problemas por Alcohol Universitario, revisado, el Índice de Problemas de Alcohol Rutgers, el formulario del Instituto Nacional para el Consumo de Alcohol y el Alcoholismo, y la Prueba para la Identificación de los Padecimientos Causados por el Consumo de Alcohol, en la detección del consumo de alcohol y enfermedades asociadas entre estudiantes universitarios. Los campus universitarios ofrecen diversas oportunidades para poner en práctica las pruebas de detección y las intervenciones, a través de las instalaciones de atención médica y de sus salas de urgencia locales, así como a través de los sistemas judiciales o de quejas y reclamos del campus, que obligan a los estudiantes que han violado las políticas sobre consumo de alcohol de la universidad a ser evaluados y recibir los servicios de una intervención.

Ver artículo completo (en inglés)